Información

Nuestra tienda

Nuestra tienda

Recordad que estamos en la calle Sant Benet, 30 de Mataró

Boletín

Novedades

  • GEMMA anillo
    GEMMA anillo

    Anillo de plata y perla cultivada  Peso: Medidas: Este modelo no puede...

    65,00 €
  • GEMMA pendientes cortos
    GEMMA pendientes cortos

    Pendeintes de plata de primera ley con perlas cultivadas. Cierre de...

    80,00 €
  • GEMMA pendientes
    GEMMA pendientes

    Pendeintes de plata de primera ley con perlas cultivadas. Cierre de...

    90,00 €
  • GEMMA Esclava
    GEMMA Esclava

    Esclava de plata de primera ley. Perla cultivada Este modelo no puede...

    98,00 €
  • GEMMA Esclava sin perla
    GEMMA Esclava sin perla

    Esclava de plata de primera ley. Este modelo no puede personalizarse,...

    85,00 €
  • Basics Perlas
    Basics Perlas

    Perlas cultivadas de 6mm. Base cascarilla e plata de primera ley con...

    28,00 €

Cuidar las joyas

A todos nos gusta que nuestras joyas luzcan como el primer día, pero para poder conseguirlo tenemos que seguir unas instrucciones. Primero es importante saber que no debemos aplicarnos productos químicos como perfumes o lacas de pelo una vez llevemos las joyas puestas, ya que estos productos llevan componentes que deterioran, envejecen y ensucian las piezas.

Hay muchas maneras de limpiar y conservar las joyas, a continuación os daré unas cuantas instrucciones para que podáis realizarlo en casa.
 
Oro amarillo
El oro es un metal noble y necesita poco para lucir, pero a menudo las joyas de oro son piezas con muchos agujeros y rinconcitos donde es fácil que se acumule la suciedad. Para este tipo de joyas os recomiendo que frotéis la pieza cuidadosamente con las manos debajo de un chorro de agua caliente y con un poco de jabón de manos líquido. En caso de que haya algún rincón de difícil acceso podéis coger un cepillo de dientes suave para ayudaros. Una vez tengáis la pieza limpia, se seca con un paño de tela de algodón o algún tipo de tejido suave, para no producir ralladuras.
 
Oro blanco
El oro blanco normalmente lleva un baño de rodio para darle más blancor y resplandor al metal.
Para mantener el oro blanco bien cuidado os recomiendo que lo frotéis cuidadosamente con las manos y con un poco de jabón líquido debajo de un chorro de agua caliente. Es importante realizarlo con mucha delicadeza par no dañar el rodio. En caso de que haya algún rincón de difícil acceso, podéis coger un cepillo de dientes suave para ayudaros. Una vez tengáis la pieza limpia se seca con un paño de tela de algodón o algún tipo de tejido suave para no producir ralladuras.
Si una vez limpio se ve el metal un poco amarillento es posible que el baño de rodio se haya gastado, en este caso será mejor que consultéis con un joyero.
 
Limpieza de la plata mate
Para mantener la plata mate limpia y sin oxidaciones os recomiendo que utilicéis un poco de bicarbonato, que podéis comprar en cualquier droguería, y frotéis cuidadosamente con las manos debajo de un chorro de agua caliente. En el caso que haya algún rincón de difícil acceso podéis coger un cepillo de dientes suave para ayudaros. Una vez tengáis la pieza limpia habrá que se secarla con un paño de tela de algodón o algún tipo de tejido suave para no producir ralladuras.
 
Limpieza de la plata brillante
La plata brillante no tiende a oxidarse demasiado, y para limpiarla os aconsejo frotar cuidadosamente la pieza con un poco de jabón liquido y bajo un chorro de agua caliente. En caso de que haya algún rincón de difícil acceso, podéis coger un cepillo de dientes suave para ayudaros. Una vez tengáis la pieza limpia, habrá que se secarla con un paño de tela de algodón o algún tipo de tejido suave para no producir ralladuras.
 
Limpieza de la plata oxidada o envejecida
La plata oxidada o envejecida necesita pocas atenciones, debido a que el único defecto visible que tiene es la oxidación y en este caso favorece al metal. Pero a veces la oxidación pierde el brillo y es por ese motivo que os recomiendo que le apliquéis cuidadosamente sobre la superficie un poco de crema hidratante para manos. Es importante guardar las joyas de plata oxidada protegida de las otras para que no se rallen ni dañen la patina de oxido.
En caso que la patina de oxido se deteriore podéis pedir ayuda a un joyero.
 
Cuidado de las perlas
Para mantener las perlas limpias y blancas es muy importante tratarlas con suma delicadeza desde el primer día, porque sino nunca podrán recuperar la blancura y el brillo inicial.
La recomendación que os hago es que las guardéis siempre dentro de un saquito de tela o envueltas con un paño de tejido suave. Es importante guardarlas separadas de las otras joyas para evitar ralladas.
Con las perlas es especialmente importante no aplicarse ningún tipo de producto químico como perfumes y/o lacas de pelo, ya que estos productos las hacen vulnerables y amarillentan.
La mejor manera de limpiar las perlas es con un pequeño paño de tejido suave par quitar las impurezas y las grasas.
 
Cuidar los minerales
Es importante limpiar con regularidad los minerales, ya que las grasas y la suciedad pueden tapar las bocas de engaste de la piedra, hasta el punto que el mineral pierda gran parte de su brillo. Es por este motivo que os recomiendo que limpiéis las piezas frecuentemente con un poco de agua, aunque no las utilicéis. En el caso de que haya algún rincón de difícil acceso podéis usar un cepillo de dientes suave para ayudaros. Una vez tengáis la pieza limpia se seca con un paño de tela de algodón o algún tipo de tejido suave par no rallarla.